POSICIÓN GEOGRÁFICA

Las coordenadas geográficas medias de la provincia de San José están dadas por 09° 38′ 15’’ latitud norte y 84° 00’ 39″ longitud oeste.

La anchura máxima es de unos ciento cuarenta y tres kilómetros, en dirección noroeste a sureste, desde un kilómetro al noroeste de la confluencia de los ríos Turrubares y Grande de Tárcoles, sobre este último, donde converge el límite provincial con Alajuela y Puntarenas, en los cantones Turrubares, Orotina y Garabito, hasta la naciente de la quebrada Las Bolas, en la ladera norte del cerro del mismo nombre, límite provincial con Puntarenas, en el cantón Buenos Aires.

BREVE RESEÑA HISTÓRICA

En la época precolombina el territorio que actualmente corresponde a la provincia San José, en la región del Valle Central y hacia el suroeste del mismo, estuvo habitado por indígenas del grupo de los huetares, que conforman los llamados reinos de Occidente y de Oriente, separados por el río Virilla; que en el primero también se localizaban los aborígenes tices y catapas, que estaban sujetos a ese dominio. Hacia el sureste de la presente provincia de San José, en el Valle de El General, fue morada de los indios  bruncas.

Don Juan de Cavallón en marzo de 1561 fundó en el valle de Santa Ana la ciudad de Garcimuñoz, primera población establecida por los españoles en el Valle Central, trasladada tres años después al valle de El Guarco, con el nombre de Cartago. El primer cabildo de Garcimuñoz lo formaron los señores Juan Illaneas de Castro, Francisco Juárez de Grado, Diego Caro de Mesa, Miguel Sánchez de Guido, Ignacio Cota, Juan González de Badajoz, Pedro Mejía y Alonso de Anguciana de Gamboa.

A finales del siglo XVI colonizadores españoles comenzaron a poblar el valle de Aserrí, estableciéndose en el paraje llamado Mata Redonda;  que empezó a tener importancia cuando don Diego de Artieda y Chirinos, gobernador de la  provincia de Nueva Cartago y Costa Rica, entre 1574 y 1590, realizó repartimientos en ese lugar.

En vista del aumento de la población en esta región y con el propósito de facilitar el tránsito entre San Bartolomé de Barva y Aserrí, el cabildo de León en 1736 decretó fundar una nueva población y erigir una iglesia en el valle de Aserrí; el sitio que se escogió fue el denominado Boca del Monte, ubicado entre los ríos que hoy se llaman Torres y María Aguilar. Fue así como se hizo un claro en la montaña es decir una abra; después se efectuó la traza y se construyeron, la ermita y los ranchos para poblar el lugar. San José se fundó el 21 de mayo de 1737 con el nombre de Abra de la Boca del Monte.

En 1737 se construyó la primera ermita de la provincia San José, que estuvo situada en lo que hoy corresponde al lugar ubicado a media cuadra entre las avenidas central y primera, frente al costado este del Banco Central de Costa Rica, con advocación al santo patriarca de San José. Tiempo después se trasladó al sitio que hoy ocupa la catedral. Al establecerse la diócesis de San José, mediante bula Christianas Religionis Auctor, el 28 de febrero de 1850, la iglesia parroquial adquirió la categoría de catedral, siendo su primer obispo monseñor don Joaquín Anselmo Llorente y Lafuente. E1 16 de febrero de 1921 por bula Praedecessorum se erigió la provincia eclesiástica de Costa Rica, por lo que la diócesis de San José se elevó al rango de arquidiócesis, actualmente comprende todos los cantones de la provincia de San José, excepto Tarrazú, Turrubares, Dota, Pérez Zeledón y León Cortés Castro. El primer arzobispo fue monseñor don Rafael Otón Castro Jiménez.  Por bula Neminen Fugit de 19 de agosto de 1954, se erigió la Diócesis de San Isidro de El General, la cual comprende los cantones Pérez Zeledón, Tarrazú, Dota y León Cortés Castro; su primer Obispo fue Monseñor don Delfín Quesada Castro.

El ayuntamiento de San José el 24 de abril de 1814, estableció una casa de enseñanza, que inició el curso en octubre del mismo año, la cual posteriormente se denominó Casa de Enseñanza de Santo Tomás y luego se convirtió en Universidad con el mismo nombre. En la división territorial escolar publicada en La Gaceta No. 23 de 29 de enero de 1886 los siete cantones que en ese momento tenía la provincia de San José, conformaron cuarenta y un distritos escolares. El 6 de febrero de 1887 inició sus actividades docentes el Liceo de Costa Rica y el 4 de setiembre de 1888 se firmó el decreto ejecutivo que creó el Colegio de Señoritas, ambas instituciones establecidas en el gobierno de don Bernardo Soto Alfaro. En ley No. 362 de 26 de  agosto de 1940, durante la administración de don Rafael Ángel Calderón Guardia, se fundó la Universidad de Costa Rica, en el actual barrio González Lahmann; en 1950 se construyó el primer edificio de la nueva sede de la ciudad universitaria Rodrigo Facio, en Montes de Oca. En 1973 la Universidad Nacional estableció en Pérez Zeledón una sección regional universitaria. E1 23 de diciembre de 1975, en el gobierno de don Daniel Oduber Quirós, por decreto ejecutivo No. 5622 -E, se autorizó el funcionamiento de la Universidad Autónoma de Centroamérica, como centro privado de Educación Superior. El Instituto Tecnológico de Costa Rica, en 1977 instaló un centro académico en el cantón San José.

En ley No. 63 de 4 de noviembre de 1825, el país se dividió en dos departamentos: San José constituyó un distrito del Departamento Oriental, conformado por la ciudad de San José y los pueblos de Curridabat y Aserrí; y Escazú un distrito del Departamento Occidental integrado por la villa de Escazú y el pueblo de Pacaca (hoy cantones Mora y Escazú). En ley No. 22 del 1 de diciembre de 1841, San José formó un departamento con doce barrios y sesenta cuarteles, uno de los cinco en que se dividió en esa oportunidad el territorio del Estado, para efectos de elegir las autoridades locales. Los barrios fueron El Carmen, La Merced, Mata Redonda, Alajuelita, Desamparados Curridabat, El Mojón (hoy parte del cantón Montes de Oca), Los Santos (parte de los actuales cantones de San José y Goicoechea) San Juan (hoy cantones Vázquez de Coronado, Tibás y Moravia) Escazú, Pacaca (parte de los cantones Mora y Santa Ana), y Boruca (región sureste del país), este último constituido por el poblado del mismo nombre y Térraba.

El origen del nombre de la provincia se remonta a la erección de la ermita dedicada al Patriarca San José, en 1737, en el abra de la Boca del Monte, que a su alrededor se formó una incipiente población; con el transcurso del tiempo se convirtió, primero en la capital del Estado a partir del 16 de mayo de 1823 y desde el 31 de agosto de 1848 en la capital de la República de Costa Rica.

DIVISIÓN TERRITORIAL ADMINISTRATIVA

CREACIÓN

La Constitución Política del 30 de noviembre de 1848, en su artículo 8°, determinó por primera vez las denominaciones de provincia, cantón y distrito parroquial.

De conformidad con la anterior disposición, en ley No. 36 de 7 de diciembre del mismo año, en el artículo 3°, se creó la provincia de San José y en los artículos 5° y 10° se establecieron los tres cantones y los dieciséis distritos parroquiales que originalmente constituyeron esta provincia.

ASPECTOS FÍSICOS

GEOLOGÍA

La provincia San José está constituida geológicamente por materiales de los periodos Cretácico, Terciario y Cuaternario, son las rocas sedimentarias del Terciario las que predominan en la región.

Del período Cretácico se encuentran rocas de origen volcánico y sedimentario. Las volcánicas están agrupadas bajo el nombre de Complejo de Nicoya,  compuesto de grauwacas macizas, compactas, de color gris oscuro, ftanitas, lutitas ftaníticas, calizas silíceas fanáticas, lavas con almohadillas y aglomerados de basalto e intrusiones de gabros, diabasas y dioritas, que se localiza en el cantón de  Turrubares, así como en pequeñas áreas en Puriscal, Aserrí y Acosta. Las rocas sedimentarias están representadas por material indiferenciado y las formaciones Rivas y Tulín; el material indiferenciado se encuentra en el cantón de Acosta; la Formación Rivas está constituida principalmente por lutitas calcáreas, tobáceas y silíceas, grauwacas, areniscas y conglomerados con fragmentos de ftanitas y algunos fósiles, está situada en los cantones de Tarrazú y León Cortés Castro. La Formación Tulín del Cretácico Paleoceno está compuesta de olivinos, augitas e hiperstenos y basaltos serpentinizado, está localizada en los cantones de Puriscal, Aserrí, Acosta, Turrubares y León Cortés Castro.

Entre los materiales del período Terciario, se hallan rocas de origen sedimentario, volcánico e intrusivo. Las sedimentarias de las épocas Eoceno Paleoceno, Oligoceno Mioceno, Mioceno y Plioceno Pleistoceno, corresponden a material indiferenciado, se localizan en los cantones de San José, Escazú, Desamparados, Puriscal, Aserrí, Alajuelita, Acosta, Pérez Zeledón y León Cortés Castro. También se encuentran rocas sedimentarias de la época Eoceno Paleoceno, tales como materiales de la Formación Brito, la cual está constituida por areniscas calcáreas, margas, areniscas con intercalaciones tobáceas y arcillosas, lutitas, tobas y brechas de material volcánico, intercaladas con estratos lutáceos, lotitas pardas con restos de plantas, tobas y brechas fosilíferas, calizas con orbitoides, ubicada al sur de la provincia, en los cantones de Tarrazú, Turrubares, Dota y Pérez Zeledón. Rocas sedimentarias de la época Oligoceno Mioceno, pertenecen a materiales de la Formación Térraba, que se compone de lutitas de gris a negra, en parte con pirita, limolitas, areniscas tobáceas, conglomerado y turbiditas, se localiza en la mayor superficie, de los cantones de Tarrazú, Dota y Pérez Zeledón, así como en Aserrí y León Cortés Castro. De las rocas sedimentarias de la época Mioceno, se encuentran materiales de las formaciones Pacacua, Punta Carballo, Gatún y San Miguel; la Formación Pacacua corresponde a una secuencia de materiales, constituida por interestratificaciones de conglomerados brechosos y areniscas conglomeráticas, areniscas, limolitas y lutitas, todas tobáceas, en algunas partes con coloraciones moráceas, se sitúa en la mayor área de los cantones Mora y Santa Ana, así como en pequeños sectores de Escazú, Desamparados, Aserrí, Acosta y León Cortés Castro; la Formación Punta Carballo, está constituida por areniscas finas, calcáreas, pobremente estratificadas, gris verdosa y fosilíferas en partes, también fragmentos de xilópolo generalmente gris a negra, se localiza en el cantón de Turrubares; la Formación Gatún está constituida principalmente por areniscas, algunas capas de lignito y conglomerado, y por unas facies coralinas formada por calizas coralinas y margas fosilíferas, que se ubica al suroeste del cantón de Pérez Zeledón, y la Formación San Miguel corresponde a una caliza bioclástica gris, pobremente estratificada, densa, generalmente dura, con diaclasado irregular y con pequeñas fracturas rellenas de calcita y fósiles abundantes, que se localiza en el cantón de  Desamparados, próximo al límite con el cantón de La Unión de la provincia de Cartago. Rocas sedimentarias de la época Plioceno Pleistoceno se hallan en la Formación Tivives, que corresponde a un lahar constituido por bloques de lava, principalmente basálticos de diversos tamaños, distribuidos en una matriz cinerítica, enriquecida de pómez, en superficie arcillificada, la cual se encuentra en el sector noroeste del cantón de Turrubares. Las rocas volcánicas de la época Mioceno, corresponden al Grupo Aguacate y a la Formación Paso Real; el Grupo Aguacate está compuesto principalmente por coladas de andesita y basalto, algomerados, brechas y tobas, que se ubica en una franja desde la zona norte del cantón Turrubares hasta el sector sur de Desamparados, y de éste hasta el área noroeste de Pérez Zeledón; la Formación Paso Real corresponde a un conglomerado formado por guijarros o bloques de rocas volcánicas como andesitas y basaltos, esporádicamente se observan magmatitas dioríticas, areniscas tobáceas o areniscas, tobáceas, la cual se sitúa en un pequeño sector al sureste del cantón de Pérez Zeledón. Las rocas intrusivas de la época antes citada, corresponden a los intrusivos ácidos de la Cordillera de Talamanca, tales como dioritas cuárcicas y granodioritas, también gabros y granitos, los cuales se ubican en la zona noreste del cantón de Pérez Zeledón, lo mismo que el sector comprendido por los cantones  de Escazú, Aserrí, Mora, Santa Ana, Alajuelita y Acosta; así como en un pequeño sector de los citados cantones y de Desamparados, Puriscal, Tarrazú, Dota, Curridabat y León Cortés Castro.

De los materiales del período Cuaternario, se localizan rocas de origen volcánico y sedimentario. Las volcánicas son de las épocas Pleistoceno y Holoceno, que a la primera pertenecen los Lahares sin diferenciar, situados en la zona noreste de la provincia, comprende la mayor superficie del cantón de Goicoechea, lo mismo que el suroeste de Vázquez de Coronado, parte de Moravia, Montes de Oca, y Curridabat, así como en un pequeño sector de los cantones de Puriscal y Turrubares. Las rocas volcánicas del Holoceno, están representadas por materiales volcánicos, tales como lavas, tobas y piroclastos; y edificios volcánicos recientes y actuales, y piroclásticos asociados, los primeros se ubican en la totalidad del cantón de Tibás, lo mismo que en la mayor área de San José y Moravia, así como en parte de Escazú, Goicoechea, Santa Ana, Alaiuelita, Montes de Oca Curridabat y pequeños sectores de Mora, Vázquez de Coronado y Turrubares; los segundos se localizan, al noreste de la provincia, en la mayor superficie del cantón de Vázquez de Coronado, lo mismo que en un pequeño sector al norte de los cantones de Mora, Moravia y Turrubares. Las rocas sedimentarias de la época antes citada corresponden  a depósitos fluviales y coluviales, que se ubican en la parte central del cantón de Escazú, al sureste de San José, Acosta, Curridabat y Pérez Zeledón al norte de Desamparados, Alajuelita, Vázquez de Coronado, así como sectores dispersos en el resto de los cantones, excepto en Goicoechea, Tibás, Moravia y León Cortés Castro.

GEOMORFOLOGÍA

La provincia de San José presenta ocho unidades geomórficas, denominadas forma de origen tectónico y erosivo, de origen volcánico, de sedimentación aluvial, de denudación, originada por acción intrusiva, originada por remoción en masa, de origen glaciárico, y de origen estructural.

La unidad de origen tectónico y erosivo está representada principalmente por las subunidades fila Brunqueña Cordillera de Talamanca y superficie de erosión alta. La subunidad fila Brunqueña se encuentra al sur de la provincia en una franja en dirección sureste, que comprende la parte sur de los cantones de Puriscal, Tarrazú, Aserrí, Acosta, Dota, Pérez Zeledón y León Cortés Castro. La subunidad Cordillera de Talamanca, se localiza en una franja de noroeste a sureste próxima al límite con la provincia de Cartago, que corresponde al sector este del cantón de  Aserrí, al sur de Desamparados, al norte y noreste de Tarrazú, Dota, Pérez Zeledón y León Cortés Castro. La superficie de erosión alta se sitúa al suroeste de la región, correspondiente a la zona sur de los cantones de Puriscal y Turrubares.

La unidad de Origen Volcánico, manifestada principalmente por     las subunidades serranías de laderas de fuerte pendiente, cerro Turrubares, Volcán Irazú, relleno volcánico del Valle Central, así como por otras subunidades. Las serranías de laderas de fuerte pendiente, se localiza al oeste de la provincia, que comprende los cantones de Puriscal, Aserrí, Mora, Acosta, Turrubares. La subunidad Cerro Turrubares se ubica al suroeste de la anterior e incluye a los cantones de Puriscal y Turrubares. La subunidad Volcán Irazú, corresponde a casi la totalidad de la superficie de los cantones de Goicoechea y Vázquez de Coronado, así como parte de Moravia, Montes de Oca  y Curridabat. La subunidad relleno volcánico del Valle Central corresponde a toda la superficie de los cantones San José y Tibás, así como parte de Escazú, Desamparados, Aserrí, Mora, Goicoechea

Santa Ana, Alajuelita, Moravia, Montes de Oca y Curridabat.

La unidad de sedimentación aluvial está representada principalmente por las subunidades abanicos aluviales del Valle de El General, terrazas recientes del Río General y afluentes, Planicie Aluvial de Dota y San Marcos, así como otras subunidades. Las dos primeras se ubican al sureste de la provincia en el cantón de Pérez Zeledón. La subunidad Planicie Aluvial de Dota y San Marcos, se sitúan en los cantones de Tarrazú y Dota, así como en el de  León Cortés Castro.

La unidad de Denudación está manifestada por las subunidades Laderas Empinadas de la Pendiente Suroeste de la Cordillera de Talamanca, Serranías y Valles Profundos del Complejo de Nicoya,  y        Lomas de Pendiente Suave en Rocas de la Formación Pacacua. La primera subunidad se localiza al sureste de la región en el cantón Pérez Zeledón. La otra se ubica al oeste del cantón Turrubares. La   última se sitúa en la mayor superficie del cantón Alajuelita, también n el sector este de Escazú, así como en el distrito San Juan de Dios       del cantón Desamparados.

La unidad originada por acción intrusiva corresponde principalmente a las subunidades Macizo de Escazú, Loma del Alto de las Palomas y Cerros del Rayo. La subunidad Macizo de Escazú se encuentra en los cantones de Escazú, Aserrí, Mora, Santa Ana, Alajuelita y Acosta. La subunidad Loma del Alto de las Palomas, se ubica entre Escazú y Santa Ana. La subunidad Cerros del Rayo se localiza al noroeste del cantón de Turrubares.

La unidad Originada por Remoción en Masa está constituida por las subunidades Deslizamientos de Santiago de Puriscal y los del Alto de Tapezco.  La primera se localiza en las cercanías de ciudad Santiago; y la otra en la ladera norte del cerro Escazú, en los cantones Puriscal y Santa Ana, respectivamente.

La unidad de origen  glaciarico se manifiesta por la forma de erosión y depositación  glaciárica,  ubicada en los cerros Chirripó, Nuevo y Terbí, en el cantón de Pérez Zeledón.

La unidad de origen Estructural está representada por las subunidades Laderas tipo Lomo de Cerdo del Cerro Caraigres, Falla de Pangolín y Falla de Alfombra; las cuales están situadas, la primera entre           los cantones Acosta y Aserrí; la segunda en Dota y Pérez Zeledón;  y la tercera situada en este último cantón.

ALTITUDES

La elevación, en metros sobre el nivel medio del mar, de la ciudad cabecera de los cantones de la provincia son las siguientes:

San José 1.150 , Escazú 1.101, Desamparados 1.161, Santiago 1.105, San Marcos 1.429, Aserrí 1.308, Colón 840, Guadalupe 1.204, Santa Ana 904, Alajuelita 1.130, San Isidro 1.385, San Ignacio 1.095, San Juan 1.162, San Vicente 1.231, San Pedro 1.205, San Pablo 375 Santa María 1.548, Curridabat 1.208,        San Isidro de El General 702 y San Pablo 1.542.

HIDROGRAFÍA

El sistema fluvial de la provincia de San José, corresponde a las vertientes del Pacífico y del Caribe.

A la primera pertenecen las cuencas de los ríos Térraba, Pirrís, Grande de Tárcoles, Savegre, Tusubres, Naranjo y Barú. La cuenca del río Térraba es drenada por el río General, que nace de los ríos Chirripó Pacífico y Buena Vista, y recibe a los ríos Peñas Blancas, Pacuar, Unión, Convento y Pejibaye; este último con sus afluentes los ríos Platanares y Águila. Estos cursos de agua nacen en la región, en las laderas de la cordillera de Talamanca y de la fila Brunqueña; con un rumbo de norte a sur, de noroeste a sureste. Los ríos General y Convento son límites con la provincia de Puntarenas. Se encuentra en la zona la laguna Colorado.

La cuenca del río Pirrís es irrigada por el río del mismo nombre, que recibe a los ríos Parrita, Tiquires, Pedregoso y Candelaria; este último nace de la confluencia de los ríos Tarrazú y Alumbre, y es al que se le unen los ríos Jorco, San Francisco, Quivel, Cajón, Rey y La Mesa. Estos ríos nacen en la provincia, los cuales presentan diversas direcciones.

La cuenca del río Grande de Tárcoles es drenada por el río Virilla y sus afluentes los ríos Pará Blanco,  Pará, Durazno, Tiribí, Uruca, Pacacua, Jaris y Picagres. El Virilla junto con el Grande, éste último ubicado en la provincia de  Alajuela, originan al río Grande de Tárcoles que recibe a los ríos Turrubares, Carara y Chucás. Estos cursos de agua nacen en la región:  presentan un rumbo de noreste a suroeste y de sureste a noroeste. Los ríos Carara, Grande de Tárcoles, Virilla, Pará, Pará Blanco son límites provinciales; los dos primeros con Puntarenas; el segundo y el tercero con Alajuela; el Virilla y los otros dos con Heredia.

La cuenca del río Savegre es irrigada por el río de igual nombre que recibe a los ríos División y Roncador, este último con su tributario el río Brujo. Estos ríos nacen en la provincia, los cuales presentan un rumbo de noreste a suroeste y de este a oeste.

La cuenca del río Tusubres es drenada por el río Tulín al que se le unen los ríos Lanas, Caliente, Chires, Turrubaritos, Seco y dos con el nombre Galán; los cuales nacen en la zona y presentan una dirección de norte a sur, noreste a suroeste y de noroeste a sureste. Los ríos Seco, Tulín y Chires son límites con la provincia de  Puntarenas.

La cuenca del río Naranjo es irrigada por el río del mismo nombre al que se le une el río Brujo; los cuales se originan en la región y presentan un rumbo de noreste a suroeste.

La cuenca del río Barú es drenada por este río, que nace de la unión de los ríos Barucito y Diamante, al que se le junta el río Guabo con sus afluentes Ángel, Guabito y Caña Blanca. Estos cursos de agua nacen en la zona. Presentan una dirección de noreste a suroeste. El río Guabo es límite con la provincia de Puntarenas.

A la vertiente del Caribe, corresponden las subvertientes Norte y Caribe. A la primera pertenece la cuenca del río Chirripó, es drenada por los ríos Patria y Sucio; este último con su tributario el río Hondura, que nace con el nombre de Zurquí, y recibe a los ríos Cascajal y Blanco. Estos ríos nacen en la provincia, los cuales presentan un rumbo de sureste a noroeste y de suroeste a noreste. Los ríos Patria y Sucio son límites provinciales; el primero con Heredia, y el segundo con Cartago y Limón. A la subvertiente Caribe pertenece la cuenca del río Reventazón Parismina, drenada por el río Humo, que nace en la región y presenta un rumbo de suroeste a noreste.